Recetas sencillas para aprovechar el sabor de la miel

El sabor de la miel, le convierte en un excelente sustituto del azúcar para endulzar diferentes recetas; pero esa no es la única ventaja que supone, pues las mejores variedades del alimento, carecen de los procesos industriales a los que se somete el azúcar refinado, manteniendo así sus propiedades naturales, de ahí que es mucho más sano. ¿Qué se puede preparar con miel? ¡De todo! a continuación algunos ejemplos y ya sabes busca una venta de miel para comenzar a preparar estas sabrosas recetas.

La miel, opción más natural para endulzar

Aunque la dulzura que le caracteriza le convierte en ingrediente ideal para postres, lo cierto es que la miel es igual de perfecta en la preparación de verdura y carne; como prueba, se traen una receta de cada uno:

Berenjenas con miel:

Los ingredientes necesarios para la preparación son:

  • 2 berenjenas medianas o 1 grande
  • 250 ml de aceite de oliva
  • 1 taza de harina
  • 80 gr de miel
  • 1 pizca de sal

Modo de preparación: lavar, secar y cortar en rodajas gruesas la berenjena, antes de esparcir ambas caras de cada rodaja, con un poco de sal. Utilizar papel de cocina para retirar el exceso de agua. Acto seguido, calentar el aceite en un sartén donde freír las rodajas tras rebozarlas en harina, dorando los dos lados.

Teniendo todas las piezas listas, disponerlas sobre papel de cocina para quitar el excedente de aceite, servir y salpicar con miel.

Pollo asado con limón y miel:

Este giro al clásico pollo asado demanda contar con:

  • 1 pechugas de pollo
  • ½ cucharadita de salsa de soja
  • 1 cucharadita de miel
  • El zumo de medio limón
  • Sal y pimienta (cantidad necesaria)

Elaboración: aderezar la pechuga con sal y pimienta al gusto; aparte, preparar una marinada combinando el zumo de limón, la miel y salsa de soja, resultado del cual se verterá la mitad, sobre el pollo cuidando que la pieza quede bien cubierta.

Llevar al horno precalentado a 180º por unos 10 minutos; transcurrido este tiempo rociar con la salsa restante y devolver al horno para que termine la cocción – generalmente, alrededor de 15 minutos más – pero cuidando que no se seque.

Torta o pastel de miel

Entre tantas recetas de torta de miel, la elegida para esta ocasión requiere de:

  • 140 gramos de mantequilla
  • 170 gramos de miel
  • 200 gramos de harina con levadura
  • 2 huevos batidos
  • 80 gramos de azúcar
  • Agua

Preparación: llevar a una sartén la mantequilla, azúcar, miel y una cucharada de agua, mezclando hasta incorporar. Verter el resultado en un bol para que una vez frío, se combine con el resto de los ingredientes. La mezcla obtenida ira a un molde para hornear a cocción moderada durante 45 minutos.

Cazuela de mariscos

Cazuela de mariscos. En este artículo te explicaré los pasos que debes seguir para cocinar una deliciosa cazuela de mariscos.

mariscos

En primer lugar hay que aclarar que el término ‘marisco’ hace referencia al grupo de animales invertebrados marinos que son comestibles. Por ende, dentro de este grupo encontramos a los langostinos, percebes, camarones y cangrejos.

La cazuela de mariscos puedes acompañarla con arroz. El arroz es un alimento perfecto al momento de buscar un acompañante al pescado. Por este motivo es que decidimos incluirlo en esta receta.

Ingredientes

  • 1 kg de mariscos
  • 2 tomates
  • ½ kg de arroz
  • 1 diente de ajo y una cebolla
  • Aceite
  • Sal
  • 1 litro de caldo de verdura

Preparación

Lo primero que tienes que hacer es ponerte a rallar el tomate. Inmediatamente hayas finalizado con el tomate tienes que picar la cebolla y el ajo.

El recipiente que vas a utilizar para hacer la cazuela tienes que meterlo a calentar en una hornalla con un poco de aceite. Aquí es cuando tienes que ingresar la cebolla, el ajo y el tomate.

Ahora tienes que ingresar el caldo de verduras junto al arroz. Una vez agregado el arroz debemos dejar que dejar que se cocine el mismo durante el tiempo que indique el envase (generalmente entre siete y ocho minutos).

Finalizado este plazo tienes que agregar los mariscos. Ahora tienes que dejar que se cocinen durante unos 10 minutos.

Te darás cuenta que tienes que quitar la cazuela del fuego cuando hayas notado que el caldo se evaporó por completo.

La receta ya está finalizada, pero es necesario aclarar que existen diferentes variantes para elaborar esta cazuela. Las variaciones van desde los condimentos hasta los ingredientes que metemos en la cazuela. Es por ello que le damos la libertad suficiente al cocinero para que dé lugar a su creatividad al momento de cocinar esta cazuela de mariscos.

Lo mas buscado:

Productos congelados

 

Un alimento congelado se diferencia de uno fresco en que ha sido sometido a un procedimiento mediante el cual se disminuyó su temperatura al punto de convertir en hielo su contenido en acuoso a fin de alargar su vida útil para retrasar su consumo sin perder sus cualidades en sabor, olor y apariencia. Adicionalmente, este procedimiento le libera de microorganismos que pueden afectar su integridad nutricional.

 

Contrario a lo que muchas personas piensan, los alimentos frescos no siempre son la mejor opción en cuanto a calidad nutricional, pues la manipulación de la cual son objeto antes de llegar a su cocina o a su mesa en muchos casos es poco dedicada.

 

Por su parte, un alimento que se prepara para ser congelado, se manipula con mucho cuidado, pues el principal objetivo es conservar su valor nutricional al máximo.

 

Es posible que los alimentos naturales congelados contengan mayor concentración de vitaminas y minerales que aquellos que han sido solo refrigerados.

 

Es importante conocer además, que los alimentos naturales que se congelan inmediatamente después de su recolección (en el caso de verduras y frutas, incluso el queso) tenderán a conservar su sabor, frescor y valor nutricional, en tanto que aquellos alimentos que se cocinan o precocinan antes de ser congelados no. Estos alimentos, por lo común, se presentan al consumidor como una opción de “comida rápida”. Sin embargo, suelen agregarse a su preparación una serie de ingredientes cuyo propósito es conservarlos artificialmente.

 

Entre ambos grupos de alimentos, los naturales congelados y los precocidos congelados, los primeros suelen ser más recomendados que los segundos, por ser más saludables.

 

En cuanto a la practicidad y comodidad que brindan al consumidor, los alimentos naturales congelados también llevan la delantera tal como nos comentan en Eurofrits, puesto que suelen presentarse limpios, pelados, cortados. Para consumirlas, bastará con cocerlas en agua hirviendo por pocos minutos.

 

Igualmente importante es tener en cuenta que una vez descongelado un producto, en especial los alimentos, no deberán someterse nuevamente a un proceso de congelación pues se corre el riesgo de incorporar bacterias y microorganismos potencialmente peligrosos para la ingesta humana.

 

Utensilios de cocina

Batería de Cocina Lacor Serie Vitrocor 8 piezas

A la hora de preparar nuestros platos, si queremos que nos salgan exquisitos no solo necesitamos prepararlos con los mejores alimentos sino que también es importante trabajar en un espacio, en este caso la cocina, bien equipado. Es imprescindible que a la hora de ponernos a cocinar tengamos todo a mano, por eso hay ciertos utensilios de cocina que nunca deben faltarnos.

Para empezar, toda cocina que se precie debe tener los electrodomésticos básicos que nos permitan una conservación o preparación adecuadas de cada alimento, como pueden ser la nevera o el microondas, por mencionarte algunos. Pero además necesitamos unos recipientes para una correcta y precisa cocción, por ejemplo, tener un juego de ollas de acero inoxidable, una sartén de teflón o una olla exprés, algo que facilitará mucho nuestro trabajo y reducirá las horas de estar en la cocina.

Además de esto toma nota de lo esencial: una tabla para picar, si puede ser acrílica mejor, un cucharón de metal y un buen juego de cuchillos con los que poder cortar perfectamente tanto la carne como el pan, por ejemplo. Una espumadera,  colador, espátula (mejor de plástico), cucharón de palo, tijeras, pinzas, rallador, colador y batidora; un pasapurés, una exprimidora/licuadora (para cuando necesites jugos y zumos), algún vaso de medir, abrelatas, sacacorchos, fuentes de vidrio o material especial para horno y microondas, cuencos de varios tamaños y moldes para repostería.

Como ves son muchos los utensilios indispensables en cualquier cocina. De todas formas estos que te hemos contado hoy son los básicos, para cocineros que no sean profesionales. Si lo tuyo son las demostraciones culinarias, aunque sea a un reducido grupo de comensales, necesitarás muchos más utensilios, pero en principio con estos que te hemos comentado debería bastarte para salir airoso de la experiencia entre fogones.

Repasa los utensilios de cocina que posees por si te falta alguno y ve preparando una lista con los que te hemos mencionado, y –muy importante- revisa que estén fabricados en los materiales adecuados, solo así garantizas su durabilidad, además de la correcta manipulación y elaboración de cada alimento.