Productos congelados

 

Un alimento congelado se diferencia de uno fresco en que ha sido sometido a un procedimiento mediante el cual se disminuyó su temperatura al punto de convertir en hielo su contenido en acuoso a fin de alargar su vida útil para retrasar su consumo sin perder sus cualidades en sabor, olor y apariencia. Adicionalmente, este procedimiento le libera de microorganismos que pueden afectar su integridad nutricional.

 

Contrario a lo que muchas personas piensan, los alimentos frescos no siempre son la mejor opción en cuanto a calidad nutricional, pues la manipulación de la cual son objeto antes de llegar a su cocina o a su mesa en muchos casos es poco dedicada.

 

Por su parte, un alimento que se prepara para ser congelado, se manipula con mucho cuidado, pues el principal objetivo es conservar su valor nutricional al máximo.

 

Es posible que los alimentos naturales congelados contengan mayor concentración de vitaminas y minerales que aquellos que han sido solo refrigerados.

 

Es importante conocer además, que los alimentos naturales que se congelan inmediatamente después de su recolección (en el caso de verduras y frutas, incluso el queso) tenderán a conservar su sabor, frescor y valor nutricional, en tanto que aquellos alimentos que se cocinan o precocinan antes de ser congelados no. Estos alimentos, por lo común, se presentan al consumidor como una opción de “comida rápida”. Sin embargo, suelen agregarse a su preparación una serie de ingredientes cuyo propósito es conservarlos artificialmente.

 

Entre ambos grupos de alimentos, los naturales congelados y los precocidos congelados, los primeros suelen ser más recomendados que los segundos, por ser más saludables.

 

En cuanto a la practicidad y comodidad que brindan al consumidor, los alimentos naturales congelados también llevan la delantera tal como nos comentan en Eurofrits, puesto que suelen presentarse limpios, pelados, cortados. Para consumirlas, bastará con cocerlas en agua hirviendo por pocos minutos.

 

Igualmente importante es tener en cuenta que una vez descongelado un producto, en especial los alimentos, no deberán someterse nuevamente a un proceso de congelación pues se corre el riesgo de incorporar bacterias y microorganismos potencialmente peligrosos para la ingesta humana.

 

Mi Receta de Paella Valenciana

 

Espero la lleguen a elaborar y comprobar que de veras es rica la paella, esta receta es para 4/6 personas y se acompaña de un buen vino blanco

Ingredientes de la paella valenciana:

  • 115 grm almejas
  • 115 grm mejillones
  • ½ kg trozos de pollo
  • 75 grm Harina sazonada
  • 65 ml aceite
  • ½ cebolla picada
  • ½ pimiento dulce verde picado
  • 1 ½ tallos de apio picados
  • 1 dientes de ajo picados
  • 1.5 ml azafrán
  • 2.5 ml tomillo
  • 2.5 ml oregano
  • 2.5 ml albahaca
  • 2.5 ml pimienta negra triturada o molida
  • 0.75 Ltr caldo de pollo
  • 250 ml vino blanco
  • 250 grm tomates machacados
  • 300 grm arroz
  • 225 grm patas y tenazas de cangrejo
  • 225 grm camarones pelados y desvenados
  • 115 grm jamon picado
  • 150 grm chicharos

Preparación de la paella valenciana:

Precalentar el horno a 380ºF (190ºC)

espolvorear el pollo con la harina sazonada.

calentar el aceite en un sartén de grande y dorar el pollo. Agregar la cebolla, el pimiento dulce verde, el apio, y el ajo, freír hasta que las verduras se ablanden, sacar el pollo de la sartén y quitar el exceso de aceite.

arrocerías en MadridIncluir los condimentos y cocinar por un minuto. Agregar el caldo de pollo, el vino y los tomates, llevar a ebullición.

Poner el arroz en una bandeja de hornear muy grande de preferencia honda y ancha. Ponerle encima el pollo, los mejillones, las almejas, el cangrejo, el jamón y los chicharros.

Ponerles el caldo al pollo y los mariscos. Hornear por 35 minutos o hasta que se ablande el arroz. Muy importante no revolver.

Sacar del Horno. Tapar y dejar que la paella se asiente por 15 minutos antes de servir.

Servir la paella:
Esta receta de paella es para 4/6 Personas se recomienda comer acompañado de un buen vino blanco, eso si sin excederse, y para una ocasión especial te recomiendo visites la marisquería Gaditana en Madrid donde sirven una paella espectacular.

Receta de Torta Saint Honore

 Utensilios de madera

Ingredientes

 

Para la base

 

1 taza de harina d trigo

100 gramos de mantequilla

1 yema de huevo

2 cucharadas de azúcar

1 cucharada de vinagre

1 cucharada de agua fría

Esencia de vainilla al gusto

Mantequilla para engrasar

Harina de trigo para enharinar

Para los profiteroles

1 taza de agua

1 taza de harina de trigo

70 gramos de mantequilla

4 huevos

Una pizca de sal

 

Para la crema de chocolate

2 yemas de huevo

200 gramos de azúcar

1 cucharadita de esencia de vainilla

3½ cucharas de maicena

½ litro de leche

1 tableta de chocolate semiamargo

Para la crema Saint Honore

200 gramos de azúcar

50 gramos de harina de trigo

½ litro de leche

4 huevos separados

1 cucharadita de esencia de vainilla

Para el caramelo

2 taza de azúcar

Utensilios

Papel parafinado

Manga de repostería

Baquilla lisa, grande

2 moldes redondos para horno

Bandeja para servir

 

Preparación de la base

 

Disponer el azúcar, la mantequilla, la yema de huevo, el vinagre, el agua y la esencia de vainilla sobre una superficie lisa. Mezclar los ingredientes aplastándolos con un tenedor hasta obtener una pasta. Agregar la harina y mezclar rápidamente usando sólo las puntas de los dedos. La pasta no se debe manipular en exceso, sólo lo necesario para formar una masa lisa que no se pegue a las manos. Si la pasta está muy pegajosa, se puede agregar más harina de trigo. Reservar

 

Preparación de los profiteroles

 

Disponer el agua, la sal y la mantequilla en una olla y calentar hasta que hierva. Agregar la harina y revolver vigorosamente con una cuchara de madera hasta que la mezcla se desprenda de los lados de la olla. Retirar del fuego, colocar la preparación en un bol y dejar refrescar un poco. Luego añadir los huevos, uno por uno, mezclando muy bien después de cada adición. Reservar la masa.

 

Preparación de la crema de chocolate

 

Trocear el chocolate, colocar en una olla y cocinar en baño de María hasta que se derrita. Reservar el chocolate derretido.

Aparte, disponer la leche junto con el azúcar en una olla, calentar y retirar del fuego.

Disolver la maicena en la de taza de la leche, agregar las yemas y mezclar La leche debe estar tibia para evitar que las yemas se cocinen. Unir esta preparación a la leche restante, llevar a fuego bajo y revolver continuamente hasta que espese. Añadir la esencia de vainilla y el chocolate derretido, retirar del fuego y remover mientras se enfría para evitar que se forme una corteza en la superficie. Reservar

 

 

Preparación de la crema Saint Honoré

 

Mezclar la harina, el azúcar, las yemas y la leche, y verter en una olla. Calentar la preparación batiendo constantemente hasta que hierva y adquiera una consistencia espesa.

Aparte, batir las claras a punto de nieve y verter sobre ellas la mezcla de leche caliente, sin dejar de batir con rapidez. Agregar la esencia de vainilla, mezclar suavemente y reservar

 

Preparación del caramelo

 

Colocar el azúcar en una olla y calentar a fuego medio. Dejar que se derrita sin revolver y cuando comience a dorar, mover la olla para que el caramelo torne color uniformemente. Retirar del fuego y reservar Se debe cuidar que el caramelo no se ponga muy oscuro porque toma un sabor amargo. Reservar

 

Preparación de la torta Saint Honoré

 

Precalentar el horno a 200°C (400°F).

 

Enharinar un trozo de papel parafinado, colocar la masa de la base sobre él y estirar usando un rodillo hasta que tenga un espesor de 0,5 centímetros aproximadamente. Cortar con un cuchillo afilado un círculo de masa de unos 20 centímetros de diámetro.

Engrasar y enharinar uno de los moldes para horno y colocar el círculo de masa en su interior Pintar el borde del círculo con agua.

Colocar la boquilla lisa en la manga de repostería, rellenar con la masa de profiteroles y trazar una. Línea gruesa de masa sobre el borde del círculo. Engrasar y enharinar el otro molde para horno y formar 24 profiteroles con la masa que queda en la manga.

Hornear la base de la torta y los profiteroles hasta que la masa esté bien inflada. Luego, bajar la temperatura del horno a 100°C (200°F) y hornear hasta que la masa de la base y la de los profiteroles quede seca y dorada. Sacar los moldes del horno y dejar enfriar

Colocar la base de la torta horneada sobre la bandeja. Llenar la manga de pastelería (debe estar limpia) con la crema de chocolate y rellenar los profiteroles. Pintar cada profiterol por debajo con el caramelo y pegarlos sobre la línea de masa de la base. Colocar los profiteroles sobrantes en el interior de la base siguiendo la curva de la masa. La idea es obtener 3 líneas de profiteroles, una dentro de la otra. Rellenar el espacio que queda en el centro de la base con la crema Saint Honoré, decorar con líneas de caramelo y refrigerar

Utensilios de cocina

Batería de Cocina Lacor Serie Vitrocor 8 piezas

A la hora de preparar nuestros platos, si queremos que nos salgan exquisitos no solo necesitamos prepararlos con los mejores alimentos sino que también es importante trabajar en un espacio, en este caso la cocina, bien equipado. Es imprescindible que a la hora de ponernos a cocinar tengamos todo a mano, por eso hay ciertos utensilios de cocina que nunca deben faltarnos.

Para empezar, toda cocina que se precie debe tener los electrodomésticos básicos que nos permitan una conservación o preparación adecuadas de cada alimento, como pueden ser la nevera o el microondas, por mencionarte algunos. Pero además necesitamos unos recipientes para una correcta y precisa cocción, por ejemplo, tener un juego de ollas de acero inoxidable, una sartén de teflón o una olla exprés, algo que facilitará mucho nuestro trabajo y reducirá las horas de estar en la cocina.

Además de esto toma nota de lo esencial: una tabla para picar, si puede ser acrílica mejor, un cucharón de metal y un buen juego de cuchillos con los que poder cortar perfectamente tanto la carne como el pan, por ejemplo. Una espumadera,  colador, espátula (mejor de plástico), cucharón de palo, tijeras, pinzas, rallador, colador y batidora; un pasapurés, una exprimidora/licuadora (para cuando necesites jugos y zumos), algún vaso de medir, abrelatas, sacacorchos, fuentes de vidrio o material especial para horno y microondas, cuencos de varios tamaños y moldes para repostería.

Como ves son muchos los utensilios indispensables en cualquier cocina. De todas formas estos que te hemos contado hoy son los básicos, para cocineros que no sean profesionales. Si lo tuyo son las demostraciones culinarias, aunque sea a un reducido grupo de comensales, necesitarás muchos más utensilios, pero en principio con estos que te hemos comentado debería bastarte para salir airoso de la experiencia entre fogones.

Repasa los utensilios de cocina que posees por si te falta alguno y ve preparando una lista con los que te hemos mencionado, y –muy importante- revisa que estén fabricados en los materiales adecuados, solo así garantizas su durabilidad, además de la correcta manipulación y elaboración de cada alimento.